Historia

Conservas Ramos es una empresa familiar que desde la década de los 30 está especializada en la fabricación y elaboración de semi-conservas de anchoas.

Los orígenes de Conservas Ramos se remontan a 1935, fecha en la que el fundador de esta empresa, Antonio Ramos, comienza con la producción y tradición en Laredo (Cantabria). Años más tarde se traslada a Prádanos de Ojeda (Palencia), pero no deja de elaborar filetes en Laredo.

En la actualidad, es la tercera generación de la familia la que mantiene los criterios de calidad adquiridos con la experiencia de sus ascendientes en Herrera de Pisuerga (Palencia).

Orígenes de nuestro producto

Para hablar de una empresa dedicada a esta actividad, antes debemos recordar los orígenes de este producto en nuestro país. Fueron los italianos, concretamente los procedentes de Sicilia, quiénes introdujeron en España el salazón (anchoa salada y prensada) a finales del siglo XIX.

Por aquella época, el bocarte no era el pilar comercial sobre el que se sustentaban los pueblos y villas del Cantábrico oriental, como lo es ahora. Por ello, en un principio no se elaboraba el filete, sino que la anchoa se vendía en salazón.

Más tarde, se empezó a enlatar con mantequilla, pero el aspecto y la conservación no eran satisfactorios, por lo que el aceite tuvo que cumplir con las exigencias de estos primeros productores.

Elaboración

Para elaborar un producto de calidad es tan importante la materia prima utilizada como su elaboración.

Todos sabemos que el trabajo manual y artesanal es fundamental para conseguir los mejores resultados, sobre todo en el sector de la alimentación. Y precisamente, ésta es la forma de trabajar de Conservas Ramos.

Proceso productivo

En primer lugar, el bocarte se descabeza y reboza en sal*, para meterlo en barriles donde permanecerán con prensa* hasta que madure (punto óptimo de consumo, duración según factores como tipo pesca…)

El siguiente paso es cortar la tripa y cola de cada anchoa con tijeras.

Para limpiar la piel de la anchoa se utiliza el agua a diferentes temperaturas. También existen máquinas que transportan el pescado para sumergirlo en agua fría y caliente, y la anchoa sale sin piel, pero también sin algunos valores que el agua extremadamente caliente le ha robado (escaldado).

Nosotros no necesitamos tanta temperatura en el agua, porque frotamos manualmente los cestos de pesca (sobado).

Por último está el proceso del fileteado y enlatado, donde se separan manualmente los dos filetes de la espina dorsal. Sólo falta el aceite, cerrar la lata y presentarla.

En Conservas Ramos trabajamos con la mejor materia prima por dos razones fundamentales:

  • Ofrecer un producto de alta calidad
  • El trabajo es más facil en la elaboración artesanal con una buena materia prima.
Anchoas en aceite de oliva
Anchoas en aceite de girasol

Conservas Ramos

Teléfono: 979130114

Email: info@conservasramos.es

He leído y acepto los términos del Aviso Legal y la Política de Privacidad

captcha

<